Escapadas de fin de semana: Qué hacer en Rincón de Milberg

Rincón de Milberg es una ciudad del Gran Buenos Aires con particular anclaje: se encuentra en una de las islas del Partido de Tigre. Sus límites están comprendidos por el área entre el río Reconquista, los bajos de Pacheco, el río Luján, en canal aliviador y el arroyo Gualeguay. De acuerdo al último censo realizado en la Argentina, residen en Rincón de Milberg cerca de 29 mil habitantes.

Este encantador paraje del Gran Buenos Aires es una buena opción para una escapada de fin de semana. Es posible disfrutar de su vínculo directo con la naturaleza y por supuesto acercarse al centro de Tigre para aprovechar las diversas opciones allí dispuestas para el turismo. Nosotros hemos dialogado con los responsables de la empresa Muebla, un vendedor de muebles de diseño que precisamente tiene su showroom en Rincón de Milberg. Ellos nos ayudan a encontrar respuestas para la pregunta que se plantea en el título de este repaso: ¿Qué hacer en Rincón de Milberg?

Antes que ninguna otra cosa: ¿cómo llegar hasta esta ciudad? Cuando se llega al centro de Tigre, hay diferentes puentes que cruzan el río Reconquista, los cuales permiten acceder a Rincón de Milberg. Los más utilizados son los que conectan la avenida Santa María (que es la Ruta Provincial 27) con la calle 25 de mayo; y aquel otro puente que conecta el boulevard Libertador General San Martín (que usualmente se conoce como avenida de las Palmeras) con la calle José C. Paz.

Según nos cuentan desde la empresa que vende muebles online, desde mesas macizas hasta sillones y sofás, que como hemos dicho tiene su centro de operaciones en Milberg; la ciudad es en buena medida el resultado de una célebre enemistad. La historia cuenta que aquellas tierras fueron propiedad de López Camelo, quien tenía un profundo resquemor con Pacheco y deseaba que sus tierras no lindasen con las de su enemigo. Entonces ofreció estas tierras al señor Juan Milberg Dillan, quien al comprarlas se instaló en una nueva estancia junto a su flamante esposa. A esta estancia le llamó “El Rincón”. Con el paso de los años, los descendientes de Milberg fueron vendiendo tierras, y ahora aquel paraje que supo ser sólo natural se ha convertido en un centro urbano, que dispone de comercios (como nuestra mueblería amiga), barrios privados y algunas atracciones para el turismo.

En Rincón de Milberg es posible encontrar un buen número de ofertas para alojamiento, y naturalmente la atracción por excelencia es el vínculo con la naturaleza y la cercanía con los ríos y canales. Ideal para descansar a la orilla de estos caudales, disfrutar de los bellísimos atardeceres, hacer caminatas y animarse a la práctica de deportes acuáticos. Los menos aventureros pueden hacer algún paseo en lancha o botes. Por supuesto, hay muchas atracciones cercanas a Rincón de Milberg. Los responsables de Muebla nos cuentan que muchos de los visitantes eligen ir durante el día al centro de Tigre en donde, es sabido, hay cientos de atracciones, comercios, restaurantes y paseos, incluyendo el gran parque de diversiones en la entrada de la ciudad.

Dentro de Rincón de Milberg, un paso obligado para los amantes de la historia y también de la arquitectura es la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de bello aspecto colonial.