China: tan lejos y tan cerca

Hasta hace unos 20 años atrás, China era un país muy lejano, no solo por las grandes distancias que lo separan con nuestro continente, sino también en relación a la cultura y sus costumbres, tan ajenas y extrañas con respecto a las propias. Pero progresivamente, este país asiático y sus costumbres han comenzado a estar más cerca, tanto de la Argentina,como de otras naciones de Latinoamérica, por ejemplo, a través de convenios y tratados de apoyo mutuo. De acuerdo a estadísticas oficiales, el volumen comercial de 2017 entre ambas partes fue de unos 260.000 millones de dólares. El número representa un aumento interanual del 18,8 por ciento. Hoy este gigante es el tercer mercado de exportación y la segunda fuente de importación de América Latina y el Caribe. Este inmenso país es además un destino de privilegio para las grandes empresas y multinacionales que buscan actuar de una u otra forma en ese vasto mercado. Existen innumerables oportunidades de empleos en ciudades como Shanghai, Pekín y Guangzhou.

Pero más allá del terreno económico y a pesar de un cierto hermetismo en el ámbito cultural, incluso este último aspecto muestra una mayor apertura. Así, existe el Programa Puente al Futuro que ofrece la oportunidad a jóvenes de la región de conocer y viajar a esas lejanas tierras con los gastos pagos. Para los habitantes de China, Latinoamérica también aparece como una zona distante, a la que relacionan básicamente con el fútbol, pero sin demasiadas precisiones. Por eso, los paquetes turísticos que ofrecen no solo pasajes a China(https://www.chinapass.com.ar/pasajes) sino también recorridos guiados y visitas a universidades resultan especialmente atractivos y casi imprescindibles para aquel viajante interesado en conocer más en profundidad a este país. Si el presupuesto lo permite, tomar un curso sobre el idioma es una opción sumamente atractiva. En efecto, aún son pocos los habitantes de Latinoamérica que manejan con soltura este idioma, a pesar que en los últimos años las inversiones y perspectivas de la llegada de nuevas empresas asiáticas han tenido un importante crecimiento.

Frente a este panorama tan atractivo, no debería asustar los resultados de una búsqueda como “Visa China precio” ya que el valor de lo que se obtendrá es mucho más importante y se cuenta con atenuantes para encarar la inversión. Por ejemplo, desde hace unos años, existen políticas de China destinadas a atraer jóvenes profesionales. Así, el año pasado, casi 58.600 estudiantes recibieron becas del gobierno para estudiar en el país, de acuerdo con el Ministerio de Educación del país extranjero. Conseguir egresados de otros países en las prestigiosas universidades niponas es un objetivo declarado del gobierno de Pekín.

Por lo demás, todo lo relacionado con la preparación de un viaje de estas características resulta una experiencia única y de gran provecho,tanto para el joven profesional como para el hombre de negocio. A cambio, se obtiene una vivencia inolvidable, proveniente de un país radicalmente diferente en costumbres y reglas, pero del cual seguramente hay mucho que aprender a la luz de sus resultados económicos y su creciente preponderancia como potencia mundial.