Aumenta la presencia de estudiantes extranjeros que buscan capacitarse en mecánica automotriz

Argentina siempre ha sido líder en términos de mecánica automotriz en Latinoamérica. Esa larga tradición continúa vigente en cada curso de mecánica que cientos de estudiantes del extranjero realizan cada año. En este contexto, es importante señalar que el aspecto educativo y formativo de personas llegadas del exterior es un rasgo que el turismo aún no ha podido desarrollar completamente, pero que las escuelas e institutos que se dedican a brindar cursos conocen a la perfección.

 

Es decir que la presencia de estudiantes del exterior dentro del universo de la mecánica automotriz tiene algunas razones de base muy sencillas de comprender. En principio, hay que hablar de la excelencia de los cursos de mecánica local. No solo cuentan con profesionales altamente capacitados, sino además con toda una infraestructura técnica y tecnológica que permite un nivel educativo realmente superior, sobre todo si lo comparamos con los de otras grandes ciudades del cono sur.

Por otro lado, los cursos de especialización en automotores se extienden sobre una amplia gama de posibilidades, muchas de ellas pensadas para dar soluciones a los requerimientos del mercado. Esto significa que los cursos tienen como objetivo principal formar a sus estudiantes para insertarse lo más rápidamente posible en el terreno laboral.

 

Teniendo en cuenta estas cuestiones es lógico suponer que la escuela de automotores en Argentina es, por lejos, una de las más importantes de la región. A sus cursos tradicionales se le agregan otros con un alto grado de especialización, así también como tecnicaturas con rápida salida laboral, como las tecnicaturas en diseño industrial y mecánica; lo cual, a su vez, permite que los estudiantes del exterior pueden desarrollarse con mayores probabilidades de éxito en sus respectivos mercados.

 

Si bien es cierto que para realizar estas tecnicaturas se debe atravesar un proceso educativo prolongado, también hay que decir que muchos cursos de capacitación y actualización tienen una duración relativamente corta, de apenas algunos meses, con lo cual las personas que llegan del extranjero bien podrían ser observadas de cerca por el sector del turismo.

 

Más allá de estas cuestiones, sin dudas muy relevantes y que dan cuenta del nivel formatico de las escuelas de mecánica de nuestro país, el ámbito del turismo debe poner la mirada sobre el sector educativo, en especial cuando hablamos de cursos cuya duración no insume un lapso de tiempo mayor al de un semestre, por ejemplo. Es probable que la presencia de estudiantes del exterior, sobre todo de países limítrofes, ávidos por capacitarse dentro de un rubro en el cual la Argentina ha demostrado largamente su excelencia, continúe creciendo en el futuro. De hecho, nada hace pensar que esa cifra se reduzca, sino más bien todo lo contrario.

 

En este sentido, consideramos oportuno que las autoridades de nuestro sector comiencen a tomar nota de las nuevas tendencias en materia educativa, e incluso realizar acuerdos comerciales con las escuelas de mecánica de nuestro país, por ejemplo, para plantear proyectos de intercambio serios con otros profesionales del exterior. Esto podría lograr que dos rubros, aparentemente disímiles en la superficie, puedan colaborar entre sí para beneficio de todos.