Fe, misticismo y apuestas, así es el azar argentino que más sale y se elige

Todo turista que se precie como tal debería apostar un dinero al juego de azar por excelencia de nosotros los argentinos.

Nos referimos a la Quiniela Nacional, el tradicional entretenimiento reglamentado allá por comienzos de 1973 que suma seguidores de su suerte gracias a los numerosos chances de poder ganar un pedazo, y que si bien ha experimentado algunos cambios y modernizaciones, la meta siempre se mantiene igual: hacer saltar el pozo luego de adquirir un extracto. Similar quizás al de otros países, pero con un gustito bien argento, mucho de fe y misticismo en el medio.

Poco por mucho:

Probabilidades, variadas, más cuando permite tantas combinaciones factibles a precios de los más diversos. Para aquellos que todavía no la han jugado, pueden hacerlo invirtiendo un precio muy chico relativo, para luego multiplicarlas desde 7 hasta 3500 veces. Demasiado mínimo, más para turistas al cambio de hoy, en comparación directa con lo que pueden llegar a ganar, ya que siempre hay posibilidades porque los premios no se acumulan y se modifican permanentemente.

Cuatro jugadas al día esperan por ansiados jugadores de azar que buscan renovar el auto, viajar el doble, hacerse de la casa nueva, saldar deudas… todas las alternativas son válidas a la hora de inclinarse por este juego típico, y hasta recomendarlo entre pares.

Un juego que, junto con otros oficiales, vuelve en obras para la comunidad, como sucede en otros lados, un porcentaje mensual de lo recaudado se destina a acciones sociales y/o benéficas como contribución por el pago de impuestos. Un sentido doble, que aparte de su costado lúdico importante, es solidario.

Desde cualquier parte:

Esa es la mejor parte. Incluso una vez fuera de nuestro país, se pueden seguir realizando apuestas y viendo resultados a través de plataformas online para jugar o ver qué jugada conviene más en cuanto a dinero, y otras como Loterías Mundiales para mirar resultados, disponibles en tiempo real post jugada, pizarras, estadísticas a mano y decenas de juegos similares y súper salidores, en paralelo permiten seguir encendiendo la llama de la pasión por el entretenimiento de moda en tierras argentinas, sin siquiera descargar programas, comprar diarios o bajar apps, simplemente desde el celular o la notebook conectado a internet y desde la comodidad del sitio en el que te encuentres de viaje.

 Si pasás por algún sitio del país y todavía no tentaste a la suerte, a la par de otras opciones como visitar casinos, ir al teatro, hacer actividades en la naturaleza y descubrir la mejor gastronomía posible, te invitamos a conectarte con lo mejor del entretenimiento de azar en la región que te encuentres, todas tienen lo suyo. Quien sabe, por ahí te convertís en el nuevo afortunado.