Por qué el buceo es una de las actividades preferidas del turista argentino en el exterior

En principio, podríamos suponer que el turista argentino, o por tal caso el de cualquier otro país, busca en exterior actividades distintas de las que podría realizar en su tierra. Sin embargo, esa conjetura no alcanza a explicar del todo el porqué del auge del buceo entre los argentinos que, por ejemplo, viajan a las aguas del Caribe.

Lo que sí podemos determinar más allá de toda duda es que esta actividad es una de las preferidas entre los argentinos. Un dato relevante al respecto es la aparición de nuevos cursos abiertos a todo el público. Por ejemplo: una escuela de buceo en Capital Federal, en términos generales, es capaz de dictar varios cursos en simultáneo y con validez internacional. Eso da cuenta del crecimiento de esta actividad entre los turistas de nuestro país que buscar practicar buceo en los grandes centros internacionales.

Naturalmente, solo podemos conjeturar respecto de la verdadera razón por la cual el buceo es una opción ideal para muchos argentinos; estadísticamente hablando, en un porcentaje considerablemente mayor entre aquellos que viven en la zona de Capital Federal y zona norte. Al tratarse de una actividad que difícilmente pueda realizarse en un entorno natural en esta parte del país, al menos, es probable que esto influya en la decisión de viajar a los centros de buceo más buscados por el público.

Más allá de todo esto, lo cierto es que el buceo ha llegado para quedarse entre las preferencias del turista argentino, y eso queda en evidencia en la gran cantidad de personas que se anotan en los muchos cursos que existen en la actualidad, según nos comentan, con un nivel que nada tiene para envidiar a los del extranjero.

En este sentido, zona norte es el área en donde más cantidad de personas se inclinan por esta actividad. Después de todo, uno puede tomar un curso de buceo en Olivos, por ejemplo, y de ese modo obtener las habilitaciones correspondientes para bucear en aguas internacionales. Esto permite que el turista no tenga que invertir tiempo de su viaje en realizar uno de los brevísimos cursos que se dictan en los centros de turismo, que a lo sumo lo habilitan para practicar el submarinismo de forma muy elemental.

Desde una perspectiva más ligada al turismo, la cual no prescinde del todo de la sociología, podemos pensar que el turista argentino es precavido, que se informa cuidadosamente antes de emprender la aventura de un viaje al exterior, y que sabe de qué manera puede reducir costos, ya sea de tiempo o de dinero. En este contexto, los cursos de buceo son un ejemplo de la capacidad organizativa del turista local, capaz de formarse adecuadamente antes de viajar, y de esa manera ahorrar tiempo y dinero en el lugar de destino.

Por otro lado, la idea de relajarse durante un viaje no implica necesariamente una estadía ociosa; sino más bien todo lo contrario. Después de todo, el buceo es una actividad casi totalmente opuesta a la de la realidad cotidiana, y quizás por eso es una de las actividades favoritas de los argentinos en el exterior, precisamente porque nos sitúa en el reverso del día a día.

Escapadas de fin de semana: Qué hacer en Rincón de Milberg

Rincón de Milberg es una ciudad del Gran Buenos Aires con particular anclaje: se encuentra en una de las islas del Partido de Tigre. Sus límites están comprendidos por el área entre el río Reconquista, los bajos de Pacheco, el río Luján, en canal aliviador y el arroyo Gualeguay. De acuerdo al último censo realizado en la Argentina, residen en Rincón de Milberg cerca de 29 mil habitantes.

Este encantador paraje del Gran Buenos Aires es una buena opción para una escapada de fin de semana. Es posible disfrutar de su vínculo directo con la naturaleza y por supuesto acercarse al centro de Tigre para aprovechar las diversas opciones allí dispuestas para el turismo. Nosotros hemos dialogado con los responsables de la empresa Muebla, un vendedor de muebles de diseño que precisamente tiene su showroom en Rincón de Milberg. Ellos nos ayudan a encontrar respuestas para la pregunta que se plantea en el título de este repaso: ¿Qué hacer en Rincón de Milberg?

Antes que ninguna otra cosa: ¿cómo llegar hasta esta ciudad? Cuando se llega al centro de Tigre, hay diferentes puentes que cruzan el río Reconquista, los cuales permiten acceder a Rincón de Milberg. Los más utilizados son los que conectan la avenida Santa María (que es la Ruta Provincial 27) con la calle 25 de mayo; y aquel otro puente que conecta el boulevard Libertador General San Martín (que usualmente se conoce como avenida de las Palmeras) con la calle José C. Paz.

Según nos cuentan desde la empresa que vende muebles online, desde mesas macizas hasta sillones y sofás, que como hemos dicho tiene su centro de operaciones en Milberg; la ciudad es en buena medida el resultado de una célebre enemistad. La historia cuenta que aquellas tierras fueron propiedad de López Camelo, quien tenía un profundo resquemor con Pacheco y deseaba que sus tierras no lindasen con las de su enemigo. Entonces ofreció estas tierras al señor Juan Milberg Dillan, quien al comprarlas se instaló en una nueva estancia junto a su flamante esposa. A esta estancia le llamó “El Rincón”. Con el paso de los años, los descendientes de Milberg fueron vendiendo tierras, y ahora aquel paraje que supo ser sólo natural se ha convertido en un centro urbano, que dispone de comercios (como nuestra mueblería amiga), barrios privados y algunas atracciones para el turismo.

En Rincón de Milberg es posible encontrar un buen número de ofertas para alojamiento, y naturalmente la atracción por excelencia es el vínculo con la naturaleza y la cercanía con los ríos y canales. Ideal para descansar a la orilla de estos caudales, disfrutar de los bellísimos atardeceres, hacer caminatas y animarse a la práctica de deportes acuáticos. Los menos aventureros pueden hacer algún paseo en lancha o botes. Por supuesto, hay muchas atracciones cercanas a Rincón de Milberg. Los responsables de Muebla nos cuentan que muchos de los visitantes eligen ir durante el día al centro de Tigre en donde, es sabido, hay cientos de atracciones, comercios, restaurantes y paseos, incluyendo el gran parque de diversiones en la entrada de la ciudad.

Dentro de Rincón de Milberg, un paso obligado para los amantes de la historia y también de la arquitectura es la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, de bello aspecto colonial.

Turismo en Buenos Aires: Tres paseos imperdibles en el corredor norte del GBA

Son muchos los turistas que llegan desde diversas provincias de la Argentina y de países extranjeros a Buenos Aires, enfocándose en los encantos de la Capital Federal. La escena porteña, es cierto, tiene mucho para ofrecer a los viajeros, con su gran oferta cultural, su creciente gastronomía, sus espectáculos deportivos y sus muchos paseos. Pero alejándose un poco de los márgenes de CABA hay bellas propuestas turísticas en lo que se conoce como el corredor norte del Gran Buenos Aires, que inicia en Vicente López, a pasos de la Capital Federal, y se estira en localidades como Tigre, Pilar o Escobar que ofrecen sus atractivos.

En esta nota te hablaremos de una ciudad que incluye desde naturaleza hasta una profusa oferta comercial con fábricas de muebles de hierro y mobiliario de madera en centro comercial a cielo abierto; de un lindo zoológico que está a menos de 1 hora del obelisco; y de una ciudad que ha crecido mucho en la última década, ideal para recorrer tiendas de diseño y probar los manjares de su amplia oferta de restaurantes.

Primera parada en Temaiken, un bioparque que está ubicado en Escobar, a 50 kilómetros de CABA. En tanto, se llega hasta allí en menos de 1 hora, tomando provecho del trazado de la autopista Panamericana.  Esta parque, un zoológico de veras cuidado, se estira en casi 35 hectáreas y, en línea con los zoo más modernos en el mundo, omite cualquier tipo de enrejados o espacios poco estéticos para los animales que el público puede apreciar. Dispone de muchas atracciones, incluyendo un bello acuario, numerosas especies animales, un espacio con reptiles, otro para aves, además de una gran variedad botánica. Desde la fundación que gestiona este emprendimiento procuran además ofrecer información respecto a la protección y preservación de la naturaleza y los animales (incluso hay dentro un hospital escuela). Una buena noticia es que el parque cuenta con locales gastronómicos en su zona central.

Nos acercamos un poco más a la Ciudad de Buenos Aires, aunque aún en el mapa de la provincia de Buenos Aires. Llegamos al Municipio de Tigre, una ciudad con muchas atracciones para los turistas que llegan desde cualquier sitio del mundo. En Tigre se ofrece un trato directo con la naturaleza, siendo un sitio rodeado de ríos, canales y afluentes, ideal para aprovechar los paseos en lancha y animarse a la práctica de algún deporte acuático. Para la familia, una buena opción puede ser el Parque de la Costa, un parque de atracciones con juegos, montañas rusas, y más para los amantes de la adrenalina. Son imperdibles en Tigre los paseos por las tiendas de diseño, y hay para todos los gustos. Desde un juego de jardín de hierro en los comercios de la célebre calle Italia, hasta las tiendas con objetos deco en el Puerto de Frutos… las opciones son muchas, pues en los últimos años ha habido un amplio desarrollo comercial en la zona. Ideal terminar el paseo sentándose a la mesa de alguno de los restaurantes con vista al Delta del Tigre.

Nuestra última recomendación en el corredor norte del Gran Buenos Aires es una ciudad que ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos años. Hablamos de Maschwitz. Ubicada en el Partido de Escobar, a pocos kilómetros de la Capital, se trata de un destino encantador para los amantes del diseño y la buena gastronomía. Se recomienda pasar por cada uno de los nuevos centros comerciales que se han alzado allí, que por lo general coinciden en sus propuestas signadas por la bohemia y la estética vintage. Por su cercanía al antes mencionado Temaiken, una buena idea es realizar ambos paseos en una misma jornada.

Esperamos que esta información haya sido de utilidad para nuestros lectores, invitándolos a reencontrarnos en una próxima entrega.