En turismo, la salud es un valor agregado

Muchos viajantes realizan sus circuitos turísticos pensando en lugares que, además de bellos paisajes y diversas actividades, posean beneficios para su salud. Es más, algunos destinos turísticos como parte de su propia denominación se definen como centros turísticos terapéuticos o complejos médicos de bienestar y salud.

Desde tiempos muy remotos las personas se trasladan a lugares de reposo que signifiquen un espacio de descanso y una búsqueda de la tan valorada salud. Solo por nombrar algunos ejemplos, podemos recordar aquellos viajes planificados a las sierras de Córdoba buscando que el aire puro curara las afecciones respiratorias de los citadinos o los viajes hacia destinos con aguas termales que beneficiaban a la salud en general, sobre todo en edades avanzadas, con una simple inmersión.

Valor agregado en servicios personalizados

En este momento quizás te estás preguntando qué posibilidades tenés de competir con aguas termales y sierras de aire puro; pues muchas. Servicios pensados para mejorar la salud de tus pasajeros se pueden adaptar a cualquier destino y alojamiento.

Por ejemplo, puede ser que tu emprendimiento no se encuentre en las sierras, pero que, sin embargo, cuente con una amplia extensión de espacios verdes. Podés aprovechar estos lugares para que sean rincones de relajación y contacto con la naturaleza. La adecuada vegetación, el aprovechamiento de la luz natural y quizás la construcción de fuentes artificiales de agua puede lograr el mejor efecto para tu misión.

Además, podés tener una serie de actividades para proponer a tus visitantes con objetivos de laborterapia de distinta índole, siempre con el asesoramiento de un profesional. Por ejemplo, instalar equipos de laboratorio clínico (ver mas en Equicient), ofrecer talleres de atrapa sueños, tejidos de macramé, pintura y hasta labores de huerta.

Resultado de imagen para hotel y salud

Un pequeño spa para los sentidos

Otro servicio saludable para ofrecer a los turistas tiene relación con las prestaciones propias de un spa; sin una gran inversión, podés equiparte con insumos de laboratorio (http://equicient.com.ar/categoria/insumos-laboratorio/) y abastecerte de esencias y perfumes para baño, en sintonía con la aromaterapia que busca la relajación. Debés tener presente que no significa invadir de aromas el lugar, sino presentar sutiles toques de perfume estratégicamente presentados. Para lograr estos entornos, podés contar con aromatizadores temporales que despiden perfume en forma programada, pequeñas almohadillas perfumadas en baños y habitaciones y sales para baño que el huésped utilizará cuando lo considere.

Podés sumar, también, la contratación de expertos profesionales que realicen reflexología, masajes integrales y yoga para que ofrezcan sus conocimientos a tus visitantes.

La comida como una sana prestación

Cada vez son más las personas que buscan equilibrar su salud a través de sus elecciones a la hora de comer, con lo cual es importante que tengas una amplia opción gastronómica y muy saludable. No solo debés distinguir entre las preparaciones, ya que existen paladares muy especiales como por ejemplo los que sólo consumen verduras orgánicas, los que son celíacos o veganos.

En este campo no es válido improvisar porque estamos hablando de salud y siempre tenés que contar con el asesoramiento de un profesional.

A la hora de ofrecer servicios de descanso, salud y bienestar es importante que consideres cada uno de los detalles como un todo integrado. Esta es la única manera de asegurarte que la estadía en tu emprendimiento será una experiencia saludable y relajada para tus huéspedes.